24 de noviembre de 2014

El árbol de Navidad de Tina y Leo para colorear


En estas fechas, ya tenemos los hogares decorados con el árbol de Navidad, el espumillón, el Nacimiento, los Reyes Magos, el Olentzero... Y en el Bául de los Cuentos Tina y Leo también han puesto el árbol de Navidad, con la ayuda de su perro Atila. Diviértete leyendo la historia, mientras los más pequeños colorean y añaden decoración al árbol de nuestros protagonistas.

Para descargar el dibujo y colorearlo puedes pinchar aquí.


21 de octubre de 2014

¡Halloween!








Los mellizos Tina y Leo han decorado la casa para celebrar Halloween. Una gran calabaza en la entrada y fantasmas y monstruos colgados por todas partes. Cada Halloween, papá cuenta historias terroríficas para asustarles. Este año, han planeado con la ayuda de mamá asustarle ellos a él.
Tina se ha puesto un disfraz de bruja y Leo se ha convertido en fantasma gracias a una sábana. Se han escondido, esperando a que volviera del trabajo. Cuando papá ha abierto la puerta de casa Leo ha salido de detrás del perchero.
          - ¡Uuuuuuh!
¡Qué susto! Papá incluso ha dado un pequeño grito y ha tenido que sentarse en el sillón para recuperarse. Y justo entonces, Tina ha aparecido tras el sillón.
          - ¡Uuuuuuh!
¡Otro susto! “Pero bueno, ha exclamado papá, ¡si tenemos una bruja y un fantasma en casa!”.
          - ¡Papá! ¡Somos nosotros, Tina y Leo!
Y todos se han echado a reír. Tina y Leo han corrido a la cocina a contarle a mamá lo terroríficos que habían sido y…
          - ¡Uuuuuuh!
Papá estaba detrás de la puerta de la cocina. ¡Vaya susto!
Tanto susto les ha dado hambre… Así que se han sentado a la mesa a tomar una deliciosa merienda de Halloween. “¡Papá, queremos oír una historia de terror!”
Ilustración: Ana del Arenal

21 de julio de 2014

¡Cuentos veraniegos en el baúl!


Un verano más, nos vamos a tomarnos los meses de julio y agosto de vacaciones. Abriremos el bául con nuevos cuentos con la vuelta al cole en septiembre.

Entretanto, podéis seguir disfrutando de las historias del baúl, tenéis un montón de cuentos. Hemos querido destacar los más veraniegos:

Cuentos para soñar:

Tina y Leo:
Seguiremos consultando el mail y los comentarios que nos vayáis dejando así que no dejéis de contactar con nosotras como hasta ahora!

16 de junio de 2014

Un oso panda para colorear


Como ha empezado el buen tiempo, el oso panda ha salido a tocar el tambor, pero creo que le va a pasar algo ¿qué será? Descúbrelo mientras tus hij@s colorean la lámina y tú les lees el cuento de "El oso panda músico"


9 de junio de 2014

Audiocuento: ¡A llenar el carro de la compra!

Puedes escuchar aquí el cuento ¡A llenar el carro de la compra!
El resto de audiocuentos están disponibles aquí.


Mamá ha metido a Tina y Leo en el carrito y han entrado al supermercado para hacer la compra semanal. Los dos mellizos disfrutan de lo lindo ayudando a escoger la fruta o metiendo los paquetes de comida en el carro.

Han comprado leche, yogures, manzanas, pasta de dientes, champú… Mamá les acerca con el carro a la estantería y les dice lo que tienen que coger. Así hasta que Tina ha tenido una idea:

- Mamá, ahora ya somos mayores. ¿Podemos salir del carrito e ir andando?
- Está bien. Pero no os separéis de mí.

Todo ha ido bien al principio. Aunque no llegaban a las estanterías más altas, Tina y Leo han ayudado a mamá a coger los productos que estaban en las estanterías de abajo.

Hasta que mamá ha ayudado a Tina a coger un paquete de papel higiénico. Mientras lo guardaban junto al resto de la compra… ¡Leo ha desaparecido!

- ¡Leo! ¡Leo!, llamaban Mamá y Tina mientras le buscaban por los diferentes pasillos. Pero Leo no aparecía.

Las dos estaban cada vez más preocupadas, hasta que se ha oído un mensaje a través de los altavoces:“Un niño de rizos llamado Leo ha perdido a su mamá y la está esperando en la entrada del supermercado”.

¡Menos mal! Mamá y Tina han ido corriendo a buscarle. Allí estaba el pobre Leo, un poco asustado. ¡Qué contento se ha puesto al verlas! “Pero Leo…¿no te dije que no te separaras de mí?”, ha preguntado mamá.

- Mamá, ¿y el carro?, ha preguntado ya más tranquilo.

- El carro!, ha exclamado mamá. Nos lo hemos olvidado. Vamos a ir a buscarlo ahora mismo… ¡pero esta vez iremos de la mano!

Ilustración: Ana del Arenal



2 de junio de 2014

Audiocuento: El cocodrilo enamorado

Puedes escuchar aquí el cuento El cocodrilo enamorado.
El resto de audiocuentos están disponibles aquí.


Coco era un cocodrilo verde y vago que se pasaba los días en el lago. Cada día que pasaba se aburría más. Miraba con envidia a la tortuga que vivía en la orilla de enfrente y que se ganaba la vida transportando de un lado a otro del lago a conejos, caracoles y gusanos. La tortuga movía rápidamente su cola y atravesaba a toda velocidad las aguas al tiempo que imitaba el ruido de un motor.
-Bruuuummmm
-Parece que la tortuga se divierte a pesar de estar trabajando- pensaba el cocodrilo.
A él eso de trabajar no le parecía divertido. Prefería aburrirse. Aunque significara estar siempre solo, sin amigos y sin hablar ni reír con nadie.
Hasta que una tarde llegó al lago una cocodrila nueva. Coco enseguida se enamoró de ella y la quiso impresionar. 
-Me pondré a trabajar, haré amigos y ella también querrá ser amiga mía.
Y empezó a transportar animales de un lado a otro del lago. Acordó con la tortuga que él lo haría los días de lluvia. Así los animales estarían a cubierto en su enorme boca y los días de sol él descansaría. ¡Y descubrió que sí era divertido trabajar sobre todo porque se hizo un montón de amigos que le contaban historias geniales! Y además, la cocodrila nueva se acercó a él para que le explicara cómo se podía trabajar en ese lago y para que le presentara a sus amigos.

Y acabaron por enamorarse. Y Coco el cocodrilo continuó divirtiéndose y olvidó la época en la que le gustaba aburrirse y no trabajar.

Ilustración: Ana del Arenal

26 de mayo de 2014

Memory El baúl de los cuentos

¿Jugabáis al memory cuando erais pequeños? Sí, ese juego en el que ponías todas las cartas boca abajo, las levantabas una a una y tenías que recordar la posición que tenían para formar parejas.



A las bauleras nos gustaba mucho el juego, así que hemos preparado una versión descargable con los dibujos de www.elbauldeloscuentos.es. Sólo tenéis que imprimir la lámina  y pegarla sobre un cartón. Una caja de cereales vacía, por ejemplo. Recortáis con cuidados las tarjetas... ¡y ya podéis empezar a jugar!

Además, os proponemos un juego añadido... ¿sabriáis decir a qué cuento corresponde cada dibujo? :-)

Podéis descargar el Memory aquí.

12 de mayo de 2014

Audiocuentos en El Bául de los Cuentos


¿Qué os parece este bonito diseño que ha hecho Nazaret León para nuestro blog? Es la mejor forma para recordaros que todos los domingos podéis oir las historias del bául en Radio Euskadi.

Si no os va bien el horario, que ya conocemos nuestras/vuestras vidas ocupadísimas, podéis descargar directamente los audiocuentos en nuestra sección Audiocuentos.

¡Atent@s que empieza!

13 de abril de 2014

Los huevos de Pascua para colorear

Ya llega la semana de Pascua y en El Bául de los Cuentos lo celebramos con esta lámina llena de huevos de Pascua para que los peques de la casa la puedan colorear. Solo tienes que descargarla pinchando aquí. Tina y Leo ya lo están haciendo, te lo contamos en esta divetida historia de "Tina, Leo y los huevos de Pascua"

7 de abril de 2014

Audiocuento: un pingüino vegetariano poco serio

Puedes escuchar aquí el cuento Un pingüino vegetariano poco serio.
El resto de audiocuentos están disponibles aquí.

cuentos infantiles

BRRR era un pingüino que vivía en una región polar y al que le encantaba comer los peces que su mamá y papá pescaban para él.

Un día, BRRR decidió que ya era mayor y que iba a ser él quien pescara sus propios peces. Pero a pesar de intentarlo varias veces, no lo consiguió. Sus alas aún eran demasiado pequeñas para moverse con rapidez y poder pescar. Así que tomó una decisión. “Me hago vegetariano”, se dijo, “y a partir de ahora no comeré carne de ningún pez. Plantaré una huerta con tomates y lechuga para hacerme una rica ensalada todas las mañanas”.

A todos los pingüinos les gustaba ver cómo BRRR cogía la regadera y hacía como que regaba las semillas en su huerta. Pero, en realidad en su regadera nunca había agua, porque BRRR ponía sus tomates y lechugas en los charcos que había en el suelo congelado. ¡Y no les hacía falta más agua!

Los días pasaban y las semillas nunca llegaban a crecer. Además BRRR empezaba a tener unas ganas enormes de comer un buen pescado. Así que decidió volver a intentar pescar y muy temprano por las mañanas empezó a entrenarse.

Después de sólo una semana de entrenamiento lo consiguió. ¡Aprendió a pescar él solo!

Estaba tan contento que lo celebró comiendo una docena de peces. Y cuando le vieron los otros pingüinos le preguntaron sorprendidos: “¿Pero no habías dicho que eras vegetariano y que no comías carne de pescado”. Y BRRR les contestó saboreando su plato: “No. Decía que era... ¡¡¡pecetariano!!! Y eso significa que te gusta muuucho el pescado”. Los pingüinos reían con las ocurrencias de BRRR que no sabía qué inventar para poder comer el pescado que tanto le seguía gustando.

Ilustración: Ana del Arenal
 

31 de marzo de 2014

Las ranas raperas



Eran tres hermanas ranas verdes que se aburrían en su charca. Cada mañana cuando se despertaban repetían “me aburro, me aburro”, y se ponían a saltar de nenúfar en nenúfar hasta que pasaba una mosca y se la comían.

Un día el pato que también vivía en esa charca y que estaba cansado de tanto oír “me aburro, me aburro” les dijo muy enfadado:

-¿Por qué decís todas las mañanas lo mismo? Parece que estáis cantando una canción.

Y en lugar de enfadarse las ranas, les pareció genial la idea que, sin darse cuenta, el pato les había dado.  

-Vamos a cantar. Eso es lo que vamos a hacer para pasarlo bien. Vamos a pensar la letra de una canción y a acompañarla con nuestros saltos ¡Nos vamos a convertir en las tres ranas raperas!

Y se inventaron una animada canción que decía así: “me aburro, me aburro y me compro un burro que como no sabe nadar, no puede venir, a mi charca a jugar”.


Y qué éxito tuvo la canción, y cómo se divertían las tres ranas raperas mientras la cantaban y bailaban. Quien sin embargo no se divertía era el pato, que ahora también estaba harto de que todas las mañanas le despertaran las ranas con la misma canción.

Ilustración: Ana del Arenal

24 de marzo de 2014

La primavera ha llegado con Tina y Leo







Ya estamos en primavera y por eso queremos que os descarguéis la lámina de Tina y Leo descubriendo la primavera. Para que vuestr@s hij@s se diviertan coloreando y pintando flores al paisaje mientras les contáis la historia de ¡Ya es primavera!

17 de marzo de 2014

Audiocuento: los tres cerditos y el lodo

Puedes escuchar aquí el cuento Los tres cerditos y el lodo.
El resto de audiocuentos están disponibles aquí.


Érase una vez tres hermanos cerditos a quienes les gustaba mucho ir a la escuela. Tenía cada uno una mochila preciosa con su nombre, en la que guardaban su estuche, el cuaderno y un libro de lectura.

Se levantaban muy temprano por la mañana para desayunar una manzana muy madura, casi casi pocha, y un buen vaso de leche que bebían con una pajita haciendo mucho ruido.

Un día, volviendo de la escuela, pasaron delante de un gran charco lleno de lodo. Con lo que les gustaba a ellos bañarse en el lodo, no lo dudaron: se quitaron las mochilas y saltaron al charco a la de una, a las dos y a las tres. Jugaron durante horas y horas, manchándose de lodo.

Cuando empezó a atardecer y casi ya no quedaba lodo en el charco, se dieron cuenta de que se había hecho muy tarde y de que sus padres estarían preocupados en casa esperándoles. Debían de pensar en alguna excusa para explicar porqué llegaban tan tarde a casa.

Por el camino fueron discutiendo. El mayor decía que podían inventarse que les había entretenido un lobo por el camino, el mediano que se había roto el puente por el que siempre pasaban para llegar a casa y el pequeño dijo que lo mejor era decir la verdad.

Y cuando llegaron a casa, sin pensarlo, les contaron a sus padres lo bien que se lo habían pasado jugando en el lodo y que por eso se les había hecho tarde. Y como al papa cerdo y a la mamá cerda también les encantaba el lodo, les preguntaron dónde estaba ese hermoso charco ¡para ir todos juntos a darse un chapuzón!

Ilustración: Ana del Arenal

10 de marzo de 2014

Una mariquita sin manchas para colorear



Os podéis descargar esta mariquita sin manchas para que l@s pequeñ@s de la casa la coloreen. ¡Incluso pueden dibujar las manchas y cambiar el final de la historia! Aunque antes os recomendamos que se lo leáis para que disfruten con el cuento de la mariquita sin manchas. También podéis escucharlo, porque está disponible como audiocuento.

3 de marzo de 2014

La araña patosa




Erase una vez una arañita que tejía telarañas desde la mañana hasta la noche. Con sus largos hilos las iba haciendo hasta que una de sus 8 patas se enganchaba y estropeaba su trabajo. “Qué patosa soy”, pensaba entonces. Y volvía a empezar una nueva telaraña con mucho cuidado para no romperla.

El caso es que nunca conseguía terminar una. Aunque tampoco le preocupaba mucho. Su hermana mayor  siempre compartía con ella las presas que cazaba con sus telarañas.  Pero un día su hermana se puso enferma y no pudo tejer, y se quedaron sin insectos para comer.

-Tienes que intentar hacer tú una telaraña- le decía su hermana.
-¡Pero es que siempre meto la pata!- respondía la arañita nerviosa.

Sin embargo, decidieron intentarlo. Y para conseguirlo, mientras tejía la arañita, su hermana mayor le vigilaba y avisaba cuando una de sus patas se iba a enganchar.  

-¡Cuidado con la pata 7!
- ¡Cuidado con la pata 3!
-¡No metas la pata 2!


Y a pesar de tanto jaleo de patas y números la arañita terminó su primera telaraña sin meter ninguna pata. Pero en lugar de tener la forma habitual, salió con forma de número 3. ¡Qué chulada de telaraña! Y continúo haciendo telarañas con forma del resto de números: 4, 5, 6, 7... y sin darse cuenta aprendió a hacer telarañas y nunca más volvió a ser una araña patosa.   

Ilustración: Ana del Arenal 

24 de febrero de 2014

Audiocuento: la tortuga patinadora

Puedes escuchar aquí el cuento La tortuga patinadora.
El resto de audiocuentos están disponibles aquí.

En el bosque también llegaba el invierno y empezaba a hacer mucho frío, tanto que el río se había helado y los animales ya no se podían bañar en él.
 
-¡Qué pena!- pensaban la liebre y el castor -¡Con lo que nos gusta bañarnos y nadar en el río!-
En cambio la tortuga estaba contenta, a ella el agua no le gustaba mucho. Era una tortuga de tierra que solo metía sus patas en el agua cuando hacía demasiado calor, nada más que para refrescarse un poco. Pero le daba pena ver al resto de los animales tristes, porque decían que eso de bañarse en el río era muy divertido, y ahora en invierno no podían darse un chapuzón.
 
-¡No os desaniméis! Con el río helado también nos lo podemos pasar bien, ¡podemos patinar en él!-
-¡Qué idea más genial!- gritaron la liebre y el castor, al tiempo que daban un salto al río helado.
 
¡Menudo resbalón se dieron! A la tortuga no le había dado tiempo a explicar que para patinar había que entrar despacito en el río y que poco a poco había que delizarse por el hielo.
 
Y para evitar más resbalones, la tortuga decidió darles clases de patinaje a los animales. Como patines utilizaban unas enormas hojas verdes que ponían bajo sus patas, y con ellas se movían por el hielo como unos verdaderos patinadores. Pero lo mejor era el final de la clase, cuando para celebrar todo lo que iban aprendiendo, la tortuga se ponía panza arriba, los animales se subían en su tripa y ella se dejaba resbalar río abajo como si fuera un trineo.
 
-Yujuuuuuuuuu ¡A tope de velocidad!- gritaban los animales mientras ella se deslizaba río abajo. ¡Qué divertido era el río también en invierno!
Ilustración: Ana del Arenal

10 de febrero de 2014

Audiocuento: de charco en charco

Puedes escuchar aquí el cuento De charco en charco.
El resto de audiocuentos están disponibles aquí.


Hoy ha llovido todo el día. Como siempre, mamá esperaba a Tina y Leo en la parada del autobús. Leo ha sido el primero en bajar. No se ha dado cuenta de que había un gran charco justo donde terminaba la escalerilla y… ¡plas! ¡Ha metido todo el pie en el agua! Se le ha mojado el zapato, el calcetín… hasta un buen trozo de pantalón estaba empapado.

A Tina le ha parecido de lo más divertido. Como bajaba justo detrás de Leo, en cuanto mamá le ha ayudado a Leo a salir del charco, Tina ha saltado sobre él. ¡Cómo ha salpicado el agua! También se ha mojado los pies. Pero a mamá no le ha parecido tan divertido.

- Tina, lo de Leo ha sido una faena, pero no se ha dado cuenta. Pero tú te has mojado a propósito… tendremos que ir a casa a cambiaros de ropa, porque si no cogeréis un buen resfriado.

Al llegar a casa, mamá les ha quitado la ropa que estaba mojada y les ha puesto el chubasquero, el gorro y las botas de lluvia. “Ya sé que os encanta saltar en los charcos, chicos, pero es mejor que lo hagáis cuando estéis bien equipados. ¡Como ahora!”, ha dicho mamá. Y Tina y Leo han salido a la calle para saltar de charco en charco.

Ilustración: Ana del Arenal

3 de febrero de 2014

Audiocuento: yo me llamo, tú te llamas, él se llama...

Puedes escuchar aquí el cuento Yo me llamo, tú te llamas, él se llama.
El resto de audiocuentos están disponibles aquí.

Papá está leyendo el periódico y Leo, a su lado, está pintando en su cuaderno con los lápices de colores.

- Papá, ¿tú tienes nombre?
- ¡Claro! Como tú, como Tina, como mamá… ¡como Atila! ¿Cómo me llama mamá? ¿cómo me llama la abuela?
- Te llaman Álvaro
- Porque ése es mi nombre
- ¿Y por qué yo me llamo Leo?

Papá ha explicado a Leo que los nombres se ponen por diferentes razones. “Por ejemplo, Tina y tú os llamáis así porque a mamá y a mí nos gustaban mucho esos nombres. Yo me llamo Álvaro porque mi abuelo se llamaba así. Y mamá se llama Violeta, un nombre de flor, porque las violetas son las flores preferidas de la abuela”, ha dicho papá.

- ¿Y Atila? ¿Por qué le llamamos Atila?

En ese momento, mamá y Tina, que estaban escuchando la conversación, se han sentado con ellos. Mamá ha empezado a contar la historia de Atila, que fue un valiente guerrero que vivió hace muchos, muchos años.

Atila, como si hubiese entendido que hablaban de él, se ha acercado a escuchar atentamente la historia.

“Ya sabéis que recogimos a Atila en la perrera. Cuando su antiguo dueño tuvo que marcharse a vivir a otro sitio no pudo llevarlo con él. En la perrera nos contaron que Atila siempre se portó como un perro valiente. ¡Por eso le pusimos Atila!”, ha terminado mamá. “¿A que te gusta el nombre?”.

Y Atila ha contestado… ¡Guau!

Ilustración: Ana del Arenal

Escucha este cuento
Imprime este cuento

27 de enero de 2014

Viaje en tren para colorear

¿A quién no le gusta viajar en tren? y más cuando es en familia... Os dejamos para descargar la lámina del viaje en tren de Tina y Leo para colorear ¡puede ser una actividad muy divertida antes de comenzar un viaje!

Ademas, no os olvidéis de contar la historia de Tina y Leo en el tren, la podéis leer o escuchar.



20 de enero de 2014

Audiocuento: una gran nevada

Puedes escuchar aquí el cuento Una gran nevada.
El resto de audiocuentos están disponibles aquí.
Tina y Leo estaban merendando un trozo de queso con pan cuando, a través de la ventana de la cocina, han visto que comenzaba a nevar. Primero despacito, un copo, otro copo, y luego cada vez más rápido, hasta que apenas podía verse desde la ventana el árbol del jardín.

Atila, el perro de los mellizos, ha entrado en casa cubierto de nieve. "Pero si parece un oso!", ha dicho Leo riendo.

Todos miraban cómo nevaba por la ventana. Poco a poco, la nieve ha dejado de caer. ¡El jardín estaba completamente blanco!

- Tengo una idea, ha dicho mamá. Vamos a abrigarnos bien y saldremos a jugar con la nieve en el jardín.
- Podemos construir un gran muñeco de nieve!

Papá ha apilado la nieve con la ayuda de Tina y Leo. Hasta que Tina le ha lanzado un puñado de nieve a Leo, que no lo ha dudado y le ha frotado la cara con un poco de nieve. Lo que ha empezado como una broma se parecía cada vez más a una pelea. Papá les pedía que parasen, Tina ha empezado a llorar... Alarmado por tanto alboroto, Atila ha llegado a todo correr... y ha destrozado el cuerpo del muñeco que estaban construyendo!

- ¿Pero qué ocurre aquí? Mamá salía en ese momento de casa con una zanahoria, dos mandarinas y un viejo sombrero de papá.
- ¿Por qué llevas todas esas cosas?, ha preguntado Tina
- La zanahoria es la nariz y las mandarinas son los ojos. El sombrero es para que el muñeco no pase frío. ¡Pero ya no tenemos muñeco!
- Tendremos que comenzar de nuevo, ha dicho papá.
- Pero yo tengo las manos mojadas. Mamá, ¿por qué tengo las manos mojadas si no hemos jugado con agua?

Mamá ha explicado a Tina y Leo que la nieve no es más que agua muy fría. Luego ha cogido nieve en su mano y los mellizos han podido ver cómo se derretía.

Con la pelea ya olvidada, se han puesto de nuevo manos a la obra. Han construido el cuerpo de nieve y la cabeza. Han puesto los ojos, la nariz y el sombrero. Qué muñeco tan bonito!

Ilustración: Ana del Arenal

Imprime este cuento

13 de enero de 2014

Audiocuento: Serafín, el viejo delfín

Puedes escuchar aquí el cuento de Serafín, el viejo delfín.
El resto de audiocuentos están disponibles aquí.




Serafín era el delfín más viejo del mar. Los lunes, todos los peces se reunían entorno a él en un rinconcito para escuchar las viejas historias del mar: de cuando llegaron los primeros delfines, de cuando se enfrentaron a los tiburones, de cuando nacieron los primeros peces payaso o de cuando cultivaron algas de muchos colores para tener un hermoso jardín en aquel mar en el que ahora todos vivían.
 
Eran unos momentos especiales en los que solo se oía la ronca voz de Serafín el viejo delfin mientras contaba largas y entretenidas historias.
 
Pero un lunes, Serafín no apareció. No estaba esperando en su rinconcito, y los peces empezaron a preocuparse.

"Vamos a preguntar a su hija Delfina", dijo en voz alta un tiburón. Y Delfina les contó que Serafín el viejo delfín ya no estaba, que había cumplido tantos años que estaba muy cansado y se había ido al cielo a descansar.
 
- Pero me ha dicho que no os pongáis tristes y ha dejado un libro repleto de bonitas historias para que lo leais todos los lunes en su rinconcito- continúo explicando Delfina.
 
Los peces se disgustaron ante la triste noticia porque ya no iban a ver a Serafín, pero en cuanto abrieron el libro de las historias no tardaron en empezar a reírse ¡la primera historia era muy graciosa! Contaba cómo la tortuga más anciana del mar un día de carnaval se había disfrazado de bebé tortuga ¡con un enorme chupete!
 
Así que todos los lunes, a pesar de que Serafín ya no estaba, los peces se reunían en su rinconcito y le recordaban mientras se iban turnando para leer su libro de historias. Lo que Serafín no llegó a saber es que gracias a él, a muchos peces les entraron unas ganas enormes de leer. ¡Todos querían poder leer del libro de Serafín!
Ilustración: Ana del Arenal